14ª Crónica Fiesta Taylor en Madrid

Hola!!!!

Nueva crónica, esta vez de Laura, que vino expresamente desde Tenerife solo para la fiesta. Laura puede que no tengamos mucha relacion aun, pero la alegria que compartes con nosotras y por nosotras dice mucho de ti, gracias por ese enorme corazon y todo esos buenos sentimientos que transmites con solo un par de palabras ^^.


¡Hola chicas! Como muchas de vosotras, yo también me he sumado a escribir mi particular crónica de la fiesta de LG y Orange con Taylor Lautner.

Mi vivencia comienza un poco antes, cuando una noche al salir del trabajo sonó mi teléfono y...¡sorpresa! En unos días estaría en la fiesta de Taylor como acompañante de Alicia. No podía creérmelo y moví cielo y tierra para poder estar allí ese día. Estaba tan emocionada que a penas me importó coger sola el avión y cruzar el charco desde Tenerife a Madrid. Sabía que valdría la pena completamente.

La emoción fue ya mayúscula cuando nuestras entradas  pasaron a ser Vip y sobre todo, cuando después de escribir la letra de una canción con el mayor cariño, mi amiga ganó. Consiguió con mi pequeña aportación su sueño, conseguir una entrada “Meet and greet” y conocer a Taylor.

El viernes por la mañana (día de la fiesta) nos reunimos unas cuantas amigas y nos fuimos de compras. Teníamos que conseguir un regalo para él, yo ya lo tenía más o menos pensado y encontrarlo justamente en la primera tienda a la que entramos lo consideré una buena señal.

Los nervios nos comían por dentro más vivazmente de lo que me gustaría reconocer. Habían demasiadas incógnitas: cómo sería la fiesta, si lo veríamos de cerca, si en verdad estaría en la zona vip.... ¿Lo peor? Hasta pocas horas antes de la fiesta no supimos cómo se realizaría el “Meet and greet” por lo cual mi amiga estaba nerviosísima y yo, como no podía ser menos, también.

No tengo muy claro qué demonios nos ocurrió. Comenzamos a vestirnos con tiempo de sobra pero cuando quisimos darnos cuenta era tardísimo. Mi teléfono no paraba de sonar, todo el mundo quería saber dónde estábamos metidas, ¡llegábamos tarde!

Después de que una chofer muy especial nos acercase hasta las calles colindantes al Teatriz y soportase nuestra histeria hasta límites que sobrepasan la paciencia de cualquier mortal, nos tiramos del coche (literalmente) y ¡hala a correr! Creo que nunca he corrido tanto en mi vida como en aquel momento. Los pensamientos se dividían en dos fundamentalmente: llegar lo antes posible (teniendo en cuenta que no sabíamos dónde estaba el Teatriz) y hacerlo corriendo a toda prisa encima de unos tacones.

Creí que iba a darme un patatús cuando después de preguntarle a un buen hombre, éste nos dijo que corríamos en dirección contraria a donde estaba el restaurante. ¡Ahhhhhh! ¿Qué habíamos hecho para merecer esto? Dimos marcha atrás y corrimos más rápidamente, si es que eso era posible (si, si, semáforos en rojo, suelo traicionero, miles de peatones entorpeciendo la carrera... Todo lo que no puede faltar cuando llegas tarde a una cita).

El teléfono volvió a sonar nuevamente, ¡eran casi las 8! Incluso él sufrió un colapso y se bloqueó. Por una parte lo agradecí, no necesitábamos más presiones.

Pronto comenzamos a escuchar los gritos de las fans que se agolpaban en el exterior. Se suponía que tenía que presentar mi documentación para que me entregasen la pulsera pero llegábamos tan tarde que a Alicia y a mí nos hicieron pasar juntas. Nos pusieron como pudieron las pulseras y nos abrimos paso entre la multitud detrás de Virginia.
Me sorprendió ver como una de las chicas apartaba de un manotazo a un pobre muchacho gritándole : ¡Apartaaaaaa! Que son del meet and greet y llegan tarde. (Gracias por la comprensión, aunque yo no fuera una de las afortunadas para el Meet and greet).

Por fin estábamos dentro y el sueño comenzaba a hacerse realidad. Nos hicieron pasar a una sala y me sentí como una famosilla cuando nos recibieron los camareros con aquellas copas tan chulas que cambiaban de color. La sala estaba casi vacía, algunas de vosotros, unos cuantos periodistas y algunos miembros de la organización.

Alicia me dijo que creía que se habían equivocado con ella y que allí no era el Meet and greet, así que se fue para enterarse bien del asunto. Yo me quedé sola allí mirando todo a mi alrededor sin creerme aún lo que íbamos a vivir. Cuando entonces lo vi. Ryan  (más conocido entre mi grupo de amigas como “el calvo”) hizo su aparición en la sala. ¿Él sin Taylor? La cosa no me cuadraba, allí  dentro éramos muy pocas y comencé a ponerme nerviosa por si Alicia se había equivocado de sitio y el Meet and greet era allí. Como una histérica la llamé al teléfono, que obviamente no me cogió porque supongo sería el momento en que esperaban en el pasillo para entrar en el verdadero Meet and greet.

Hubo algún tipo de problema, pues nuestro querido amigo estudió toda la sala, y a los que allí nos encontrábamos, con ojo analítico y al parecer la manera en que querían colocar a la prensa no le convencía. Entonces comenzó el barullo, cambiaron la colocación de las cintas y más de la mitad de los periodistas se quisieron marchar de allí alegando que se les trataba como a ganado y no se les permitía hacer su trabajo. Luego ya comenzaron a insultarse entre sí y muchos de ellos acabaron marchándose de la fiesta.

Por suerte yo estaba situada en el lugar oportuno en el momento justo. Una de las chicas de la organización estaba llorando a mares intentando convencer al periodista que más gritaba de todos, de que se quedara. Le prometía que todo iba a estar muy bien planificado, que podrían hacer su trabajo y sacar sus fotos. También podrían grabarnos a las fans porque Taylor pasaría por ese pasillo que acababan de formar y nos saludaría a todas las que estábamos allí y nos firmaría autógrafos. WHAT???????? Me alegraba mogollón de haberle hecho caso a mi intuición cuando alguien dijo que las Vip teníamos que subir y yo me quedé en mi sitio en primera fila.

Luego comencé a hablar con unos señores (siempre me da por hablar con todo el mundo XDXD) que luego me enteré que eran de TVE y como se ve que una chica que había allí y yo les caeríamos en gracia, nos dijeron que no se nos ocurriera subir a la zona Vip que Taylor iba a salir por allí, sobre las 9 y pico, que acababan de decírselo a ellos.

Estuve un rato dándole vueltas a cómo habría sido conocer a Taylor para Alicia, me alegraba mucho de haberla ayudado y quería que volviera ya para contármelo todo. Hablando de la reina de Roma....entraba por la puerta totalmente desorientada. Le grité e hice gestos para que viniera a dar conmigo. Pobrecita, al llegar a mi lado comenzó a llorar de la emoción y los nervios y me hizo entrega de un autógrafo de Taylor para mí. No sé si es que no la entendió, pero estaba dedicado para ella también.

Le expliqué lo que había “descubierto” y que teníamos que quedarnos allí para verle y que ya luego subiríamos arriba. Nos cuadramos en el cordón pensando en el ridículo que haríamos si de los empujones cuando saliera Taylor a escena nos tiraban al pasillo.

Después de un tiempo de espera, salió Taylor al escenario. ¡Estaba guapísimo! Y después de saludarnos y darnos las gracias por todo, se acercó a nosotras tan sonriente como de costumbre.

Nunca me imaginé lo que me sucedería poco tiempo después. Taylor llegó a nuestra posición pero iba firmando por el lado contrario al nuestro, entonces nuestro “querido amigo” Ryan le señaló hacia nuestra dirección y Taylor vino directo a nosotras. A partir de ahí, no sé si por los nervios, si porque hasta ese mismo momento no me creía que de verdad lo tuviera tan cerca o por qué, pero me quedé en shock. No podía reaccionar.

Mi amiga Alicia, por suerte si, le pegó un manotazo a mi cámara para llegar a Taylor y sacarse una fotografía (Si, hay videos que lo demuestran Ali jajajaXD) mientras yo seguía en shock. Tras la foto con ella, Taylor volvió a plantarse frente a mí de nuevo y arrimó su cara a la mía, supongo que para una foto pero claro yo seguía en shock, momento que una chica que estaba a mi lado como él tenía la cara tan cerca, aprovechó para darle un beso en la mejilla. Se me queda mirando y de nuevo Alicia le pide sacarse otra foto ya que la primera tenía el zoom puesto y había salido mal.

De nuevo se me planta delante muy cerca y nos miramos a los ojos. La verdad es que no sabía que sus ojos tuvieran un tinte verdoso tan bonito hasta que alguien le plantó la libreta delante para que le firmase y aún así levantó la mirada otra vez hasta mí. Seguramente debía estar pensando que era la tía más rara del mundo ya que hizo un gesto con la boca y acabó por reírse y seguir firmando. Todo esto fue cosa de segundos pero a mí me pareció que el tiempo se había detenido de alguna manera.


 Una vez acabó todo y mis neuronas volvieron a  estar en funcionamiento le pregunté a Alicia: ¿Qué ha pasado?. Lo que había pasado es que había perdido mi oportunidad ahí a lo tonto y me cabreé muchísimo conmigo misma por no poder reaccionar a tiempo.

El resto de la noche fue genial, os conocí a algunas y lo pasamos muy bien comentando la fiesta y la ausencia de Taylor, que no había sentado demasiado bien, como es lógico. Nos sacamos muchas fotos y nos lo pasamos estupendamente bailando y brindando a la salud de Taylor (que estaba malito XDXD) con aquellos combinados tan ricos que nos preparaban los camareros.

También conocimos a Ignacio, que fue muy amable y nos puso al tanto de todo y se disculpó por lo sucedido.

De hecho lo pasamos tan bien, que aún cuando ya se había acabado la fiesta nosotras estábamos por fuera intentando asumir todo lo que había pasado. Luego desde la organización rifaron el póster gigante de Taylor y casi lo gano. Grité “87” y lo ganó Mel con el 88. Después de este día tan loco, cómo podía esperar ganarlo.

Bueno, aunque en esa fiesta habría mucho más que contar os he hecho un resumen con lo principal. Ahí queda la crónica de un día perfecto, lleno de desperfectos. Un beso a todas y gracias por compartir la experiencia conmigo.